Un curso más presenciamos pequeños pasos que perpetúan el desmantelamiento de la
Educación Pública en nuestra ciudad, y en toda la Comunidad Autónoma. La Consejería
de Educación vuelve a informar con posterioridad al período de matriculación ordinaria
del cierre de líneas de tres años en varios centros de la capital.

Mientras favorecen la apertura y el crecimiento de centros concertados, informan fuera
de plazo a las comunidades educativas de las escuelas públicas de cierres de aulas en el
CEIP República de Uruguay de Latina, Isaac Peral de Carabanchel o Leopoldo Alas en
Ciudad Lineal.

En muchos casos dejando a varias familias que han solicitado dicho centro como primera
opción, fuera de la lista de admitidos. La Consejería no tiene problemas en desatender el
derecho de todos los niños y niñas a acudir a un centro escolar lo más cercano a su casa
posible, y donde su familia pueda identificarse con la línea educativa del centro. De forma
indirecta fomentan así que se opte por opciones concertadas o fuerzan al alumnado a
asumir mayores desplazamientos diariamente.

Al mismo tiempo, se genera masificación en los centros públicos, pasando por alto el
acuerdo de la Asamblea de Madrid de tomar medidas para no sobrepasar las ratios
permitidas. Desde la Consejería continúan forzando en el período de matriculación la
admisión de un número de niñas que ocupen el 100% de las plazas, en lugar del 80%
pactado en la Asamblea de Madrid, siendo conscientes de que más adelante, hasta el
comienzo de las clases en septiembre, muchas de esas aulas se van a ver obligadas a
ampliar ratios de forma excepcional (más de 5000 aulas públicas de Madrid se han
encontrado en esta situación este año).

En el caso del Colegio Público República de Uruguay, en el período extraordinario, en
años anteriores siempre ha habido un alto número de matriculaciones, por lo que aunque
no se lleguen a llenar las dos aulas en el período ordinario, la eliminación de una de ellas
supondría la masificación de la que sí permanezca abierta.
Desde Ahora Madrid Educación queremos agradecer a las AMPAS de los colegios
públicos nombrados, que junto con otros que ya lograron su objetivo (CEIP Méjico en
este mismo curso), luchen por una educación más justa, inclusiva y diversa en nuestra
ciudad.

Rechazamos el cierre de aulas sin el consenso previo de los diferentes miembros de la
Comunidad Educativa, por lo que rogamos a la Consejería de Educación que se replantee
los procesos de cierre que están en marcha, que repercutirían en el empeoramiento de la
calidad de la educación que esos niños y niñas van a recibir.

Por una escuela en la que de verdad quepamos todos y todas.
¡No al cierre forzoso de aulas en Madrid!