¿Cuántas personas caminan por las aceras cada día?

 

Lo sorprendente de esta pregunta no es tanto el resultado como el hecho de que sea una pregunta que hasta hace muy poco no se ha tenido en cuenta para decidir el diseño de las calles de nuestra ciudad.

 

Los desplazamientos peatonales, además de suponer uno de los pilares de la movilidad sostenible, suponen un tercio de todos los desplazamientos que se realizan a diario en la ciudad de Madrid. En este caso hablamos de Gran Vía, pero las proporciones serían prácticamente las mismas en casi cualquier gran avenida de nuestra ciudad.

 

 

Con motivo del corte al tráfico de Gran Vía se hicieron una serie de conteos para evaluar los distintos usos de la calle. Fruto de estos conteos, durante el mes de diciembre, se cuantificó que en un día normal de diario por las aceras de la Gran Vía de Madrid caminan 65.622 personas.

 

Además de saber cómo se desplaza la gente en Gran Vía, es interesante saber cómo se llega. Otra parte del estudio del plan de movilidad de estas navidades concluye lo siguiente:

 

 

El 80% de las personas que acude al entorno de la Gran Vía lo hace en transporte público o caminando. 

 

Entonces ¿de dónde salen todos esos coches que circulan a diario por Gran Vía?
Esos coches son lo que se suele llamar tráfico de paso”. Viajes que no tienen Gran Vía como origen o como destino y que utilizan el centro de la ciudad como atajo para no tener que rodearla.

 

Todos los viajes que vienen desde fuera de la ciudad tienen la opción de usar las vías exteriores de circunvalación para no tener que atravesar Madrid. En el caso de los viajes interiores existe una oferta muy considerable de transporte público.

 

Una vez se acometa la transformación de Gran Vía y pasado el periodo de adaptación ya nadie echará de menos todo ese tráfico de paso y el comentario principal será que por qué no se hizo antes. Esperamos también que la transformación de Gran Vía sea la llave que permita acometer sin tanto drama transformaciones en el resto de la ciudad.