El grupo municipal de Ahora Madrid tiene la intención de destacar los cambios en políticas sociales, sobre todo, aquellos problemas de interés para muchas de las ciudadanas y ciudadanos madrileños. La promoción de vivienda pública era y es un derecho a defender por todo gobierno municipal democrático, sin embargo, durante el gobierno anterior del Partido Popular, la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) había perdido  este objetivo, ya que se suprimió literalmente de sus estatutos el objetivo de promoción de la vivienda pública y se dejó de construir vivienda durante los últimos tres años. Además, desde la dirección política de dicho gobierno se había establecido un reglamento de adjudicación con unos baremos nada sociales, que incluso llegaban a provocar la exclusión de los colectivos más desfavorecidos.

Durante  la mañana del pasado miércoles 19 de noviembre dos integrantes del grupo municipal visitaron la Dirección de Servicios Sociales y Patrimonio para conocer las transformaciones que se habían producido en esta dirección de la EMV. Y la realidad es que se “ha dado un vuelco” a las políticas de vivienda de este organismo, en palabras de su director Romualdo Ruíz. A continuación destacamos algunas de las medidas más importantes:

 

1. No se puede vender ninguna vivienda de esta dirección de servicios sociales, como ocurría hasta ahora: todas van a ser en régimen de alquiler. El uso ha cambiado definitivamente.

2. El precio de alquiler de las viviendas no va a superar el 30% de los ingresos de las personas adjudicatarias, estará en torno al 24,65%.

3 En cuánto a los criterios de adjudicación. La anterior corporación del PP había reglamentado un límite en los ingresos de la persona solicitante, que no se correspondía con la situación real de las necesidades de nuestra ciudad. En concreto, por abajo se había establecido un mínimo de ingresos del 0,75 del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), un indicador que se aproxima bastante al Salario Mínimo Interprofesional; mientras que por arriba el límite de ingresos era un 7,6 (aproximadamente unos 70 mil euros brutos anuales). Un exceso que, como se puede apreciar, no se correspondía con las personas con más dificultades en el acceso a la vivienda del mercado libre. Ahora no existe límite por abajo, es decir, una persona puede solicitar una vivienda en alquier con 0 ingresos, y el límite por arriba se ha establecido en un 1,5 del dicho indicador, que vendrían a ser aproximadamente unos 12 mil euros brutos anuales.

4. Otra novedad muy importante en los programas de vivienda pública para jóvenes es la edad de acceso porque ha aumentado, antes se había fijado el límite en 30 años y ahora se sube hasta los 35 años. Hay que destacar que el alquiler de estas viviendas-estudio de una habitación oscilan entre los 150 y 200 euros mensuales.

5. Definitivamente se van a mantener los criterios de prioridad en el acceso para personas y colectivos especialmente vulnerables: emergencia residencial (familias desahuciadas o con previsiones de desahucio); familias o personas sin ingresos, o con otras circunstancias de especial vulnerabilidad y personas refugiadas.

6.  Finalmente, anunciar que se han aprobado nuevas promociones que estarán listas para su adjudicación en 2017, teniendo en cuenta los tiempos de aprobación y construcción de las mismas. Y uno de los proyectos que se tienen en mente es un proyecto dirigido a las personas mayores y jóvenes. Una apuesta fuerte del consistorio por los programas intergeneracionales que van acompañados de coordinación con los servicios sociales y médicos específicos para las mayores, una planificación de espacios comunitarios de cuidados como lavandería o lugares para el encuentro.

Estos son algunos de los grandes cambios del nuevo gobierno municipal de Ahora Madrid, comprometiéndose con la ciudadanía.