• La huelga feminista del 8 de marzo será una jornada histórica
  • Las concejalas limpiarán su agenda y se sumarán a las convocatorias organizadas desde el Movimiento Feminista

Este 8 de marzo va a ser histórico: por primera vez un movimiento social ha convocado una huelga. Pero no es una huelga al uso, sino una huelga feminista. España recoge así el testigo de las masivas movilizaciones que están revolucionando el mundo: desde las marchas de las mujeres en Estados Unidos, las movilizaciones de las mujeres polacas por el derecho al aborto o el último fenómeno #MeToo, que ha servido para visibilizar el acoso sexual en los entornos laborales.

Las concejalas de Ahora Madrid quieren apoyar esta iniciativa porque es importante que las mujeres con mayor presencia pública se sitúen al lado de las precarias y ayuden a señalar las desigualdades sociales a las que las mujeres están expuestas. Reivindicar la cultura de las mujeres como otra forma de acercarse a hacer política ha sido uno de los ejes fundamentales de las políticas públicas y así lo ha expresado Manuela Carmena en innumerables ocasiones. Además las concejalas quieren visibilizar el sesgo patriarcal que también la mujer sufre en política más allá de su color político, siendo juzgadas por su físico o su forma de vestir y no por su capacidad política o de gestión. El próximo 8 de marzo las concejalas vaciarán su agenda de compromisos para sumarse a la movilización social. Las citas ineludibles, como las bodas oficiadas en los distritos, no las realizarán, siendo los concejales quienes se deban ocupar de todas esas cuestiones inaplazables. Por último se sumarán al cortejo de Ahora Madrid en la manifestación convocada a las 19:00 de Atocha a Plaza de España.

Esta huelga apela a todas las mujeres más allá de su condición laboral. Su objetivo no es una reivindicación salarial, sino comenzar un cambio profundo de las relaciones entre mujeres y hombres.